¡A las trincheras!

Estimado amigo, El mes pasado empecé mi carta con: “¡Empieza [...]