Buenos días,

Después de un inicio de semana con noticias positivas, la volatilidad volvió a las bolsas con correcciones importantes en Europa y EEUU. Tras haberse situado en el año, el S&P500 en positivo y el  Nasdaq en máximos históricos, la semana acabó muy por debajo de los máximos.

En el plano macroeconómico, se publicó el índice de mayo de confianza del consumidor de USA llevado a cabo por la Universidad de Michigan: 78,9frente a los 75 esperados. Buen dato ya que el consumo en la economía americana es más importante que en la mayoría de países desarrollados. Se trata del segundo mes consecutivo de subida para este índice.

El Reino Unido rechazó la extensión de la transición post-Brexit. Las empresas deberán prepararse para una relación comercial distinta con Europa en la que podrían salir del mercado único y la unión aduanera. Para colmo, la producción industrial en abril fue del -17,1%.

El BCE afirmó que las entidades bancarias podrían pagar dividendos extraordinarios el año próximo para compensar el reparto cancelado de 2020 y anunció que se realizarían análisis de estrés con datos previstos del PIB del -8,7%. La deuda bancaria europea está volviendo a tener liquidez no vista desde hace semanas.

También en positivo, el sector de aerolíneas dio señales de iniciar su recuperación con la noticia de American Airlines de que las reservas habían superado las cancelaciones desde la primera semana de mayo. La buena noticia impulsó al alza el sector de ocio y turismo. 

Pero la Reserva Federal dio a conocer previsiones negativas de crecimiento de EEUU para este año, con una caída de la actividad del -6,5%, a la vez queanunció que mantendría su modo “acomodaticio” con intereses cercanos a cero durante varios años. Más optimista fue para el 2021 donde espera que la economía vuelva a crecer (PIB +5%) pero con una tasa de desempleo que se estabilice  cerca del 9%. También lastró el mercado el la llamada segunda ola después del conocimiento de que algunos países (entre ellos Estados Unidos) están dando signos de un incremento en su tendencia diaria de contagios del coronavirus. Además influye un contexto de retorno a la movilidad que puede provocar nuevos casos. Preocupan algunos países en desarrollo, como India, que se encuentran en una fase de propagación más tardía.

En Asia, China dio a conocer datos de  crecimiento de la producción demayo del +4,4% (respecto mayo 2019) y del +3,9% respecto abril 2020. Las ventas minoristas cayeron por cuarto mes consecutivo.

En cuanto a las commodities, el precio del petróleo volvió a descender (Brent $38,84 y WTI $36,29). El oro cerró en $1.738,25 (+2,24% semanal). 

Al cierre de las bolsas, saldos negativos semanales de los principales índices en EEUU: S&P500 -4,78%, Dow Jones -5,55% y Nasdaq -2,30%. En Europa, el Eurostoxx bajó un -6,81%, destacando las bajadas  del Ibex35 -7,37%, CAC40 -6,90%, DAX -6,99%. Como ya es habitual, el Shanghai Compositechino tuvo un comportamiento menos volátil cerrando en -0,38%, el Nikkeijaponés se dejó un -2,44% y el Hang Seng -1,89%.

Un abrazo,

Javier Gazulla