Estimado amigo,

 

Recuerdo con especial cariño, en mi primer año de carrera, al profesor Rafael Méndez, desde hace años el Padre Méndez, que intentaba despertar nuestras dormidas mentes con consejos para la vida que luego han resultado muy útiles.

Con frecuencia solía repetirnos esa frase que constantemente me viene a la cabeza: “mal vamos cuando, todo va bien “.

 

Este año que acabamos de empezar, la mayoría de los analistas están tirando las campanas al vuelo. Sus análisis y previsiones macroeconómicas acompañan y pronostican buenos augurios para los inversores. El mundo crecerá más, los tipos bajarán más, las empresas ganarán más y todo irá como la seda. En resumen, todas las entidades están positivas con las bolsas, especialmente con la europea. Recomiendan infraponderar la renta fija, sólo ven valor en la renta fija emergente. El dólar bajará. Los activos reales, capital riesgo e inmobiliario, suelen estar positivos.

 

Lo que más me preocupa es que todas las previsiones de las entidades financieras están coincidiendo casi de forma orquestada. Hay un gran consenso en el mercado de que todo irá bien y casi no encontramos ninguna voz disonante. En esta línea, el año pasado pasó todo lo contrario: fue uno de los mejores años para todos los activos financieros de la historia y, a la vez, uno de los peores en los resultados, los problemas macro, trade, etc… Parece que el mercado financiero, supongo que debido a la activa presencia de los bancos centrales y a los tipos bajos, está desconectándose de la economía real.

 

Como sabes en DiverInvest, el 75% de nuestras decisiones se fundamentan en base a criterios macroeconómicos. También, intentamos mirar un poco más allá y no nos dejamos llevar por el consenso. Por este motivo, no para de venirme a la cabeza la frase de mi estimado profesor de microeconomía. El Sr. Méndez siempre nos decía que huyéramos de la poesía bucólico pastoril y no nos creyéramos lo que parece evidente. Pues parece que los analistas se han sumergido dentro de este género.

 

Y para colmo, cuando analizamos para nuestros clientes los productos que ofrecen los bancos. Nos volvemos a encontrar que los productos alternativos (hedge funds y estructurados) son una buena solución a la liquidez. El Private Equity se vende como rosquillas. La deuda privada casi como un activo inocuo al riesgo. El inmobiliario es un juguete de niños y en el que todos saben. Y donde a endeudarse a saco con tipos a cero, es algo de lógica aplastante.

 

Entonces, me pregunto: ¿por qué pagar por tener dinero parece algo absurdo y solo para los tontos?

 

Para nosotros, en DiverInvest: tener liquidez; y tenemos en las carteras con liquidez a niveles jamás imaginados, tiene todo el sentido. Como todos los años, va a ser un año complicado. Ser activos y tener las ideas claras, es fundamental. Lo que sí te puedo asegurar es que Divertido, lo va a ser.

 

Un abrazo,