Buenos días,

La semana pasada terminó con un balance de 336.000 casos de coronavirus y 14.000 muertes por el virus. La subida ha sido muy rápida en Europa y en los Estados Unidos, que a pesar de encontrarse en una fase más temprana de la epidemia, han superado los 30.000 casos, gran parte de ellos en New York. En esta situación tan difícil, es necesario resaltar que China no está reportando nuevos casos domésticos estos últimos días.

Ligado al último dato de China en cuanto a el virus, la gran potencia asiática ha reabierto fábricas durante la semana. Su índice de referencia, el Shangai Composite, se ha dejado en torno a un 4,5% esta semana acumulando pérdidas en el año no superiores al 13%. Un resultado sorprendente en este contexto de fuerte contracción de la demanda global.

La semana empezó con la implementación de un fuerte estímulo monetario por parte de la FED, recortando los tipos a un rango entre 0 y 0,25% y anunciando compras adicionales de activos por $700 bn. A pesar de ello, el mercado ha seguido descontando el impacto de la pandemia y parece no haber encontrado aún un soporte fuerte, situándose el S&P500 en 2.300 puntos. Mientras tanto, los spreads de bonos se han ampliado significativamente, los high yield y los investment grade.

Por su parte, Europa sigue acumulando importantes pérdidas en el año y también ha anunciado estímulos. A los monetarios se han sumado ayudas de UK con préstamos gubernamentales por GBP 330 bn, el 12% de su PIB, ayudas fiscales por parte de España e Italia (1,4% de su PIB) y Alemania prepara un pack de rescate para su economía de EUR 600 bn y añade EUR 156 bn (4,5% sobre su PIB) como presupuesto de emergencia financiado con deuda.

Los estímulos están llegando de forma global en un contexto de mucha volatilidad en los mercados, con el foco de atención puesto en la evolución del virus. Además, para esta semana cabe destacar la publicación del PMI Global, datos de confianza del empresas y del consumidor, y el índice de peticiones de subsidio por desempleo de USA.

Un abrazo,
David Levy