Estimado amigo,

 

Tenemos muy buenas noticias, empieza el desconfinamiento. Parece que el control de la enfermedad y lo peor de la pandemia está llegando a su fin. A pesar, de los devastadores datos a nivel humanitario, ya estamos saliendo de este primer ataque. Poco a poco, estamos volviendo a la “nueva normalidad”.

 

Todo debería indicar que si la economía vuelve a ponerse en marcha, las bolsas deberían volver a subir. Pero ya hemos comentado varías veces estos últimos meses, que los mercados no siguen el sentido común y su evolución con la economía real está totalmente distorsionada por los bancos centrales y los tipos a cero.

 

Por eso, hoy, todo indica que tras las subidas de las últimas semanas, las bolsas vuelven a estar caras. Nosotros no podemos justificar un S&P500 cerca de los 3.000 puntos.

 

Desde el 2008 hasta ahora, se han creado unos 20 millones de puestos de trabajo en Estados Unidos. Tan solo en estas últimas semanas, se han destruido más de 30 millones.

 

El PER está cerca de 22. Tanto en el 2018 como en el 2019 los beneficios reales de las empresas no han crecido. ¿Cómo crees que van a ser los beneficios futuros de las empresas para el 2020 y 2021? No parece que vayan a crecer mucho dada la situación actual, lo cual nos pondría en un PER cercano a 30….

 

Y lo que es peor, el nivel de incertidumbre sobre muchos segmentos de la economía es enorme. Como sabemos, los mercados no son amigos de la incertidumbre…

 

Por eso, estos últimos meses, hemos recomendado activamente tener niveles inusitados de liquidez. Hoy seguimos recomendando prudencia. Incluso si quieres generar más liquidez a estos niveles, no te vas a arrepentir.

 

El sentido común nos lleva a tener las carteras preparadas para afrontar la compleja realidad económica en la cual nos adentramos y que los mercados parece todavía no han descontado. Los días locos de caídas del 10% ya han pasado, pero no podemos cantar victoria.

 

Recomendamos dejar establecido un plan de inversión para las próximas semanas. Tener muy claro dónde queremos invertir la liquidez de nuestras carteras, tanto a nivel de tipo de activos, como zonas geográficas, productos y niveles de entrada.

 

Aunque por el momento, los condimentos básicos de esta hoja de ruta deben ser la paciencia y contener mucha pólvora. No te confíes en estas fases de desconfinamiento y cuídate mucho.

 

Un abrazo fuerte,

David