Buenos días,

Durante la semana pasada las principales bolsas del mundo recuperaron parte de la fuerte corrección de la semana anterior en la que Europa se había dejado casi un siete por ciento. Las noticias fueron mayoritariamente positivas y entre ellas destacó el rápido efecto del confinamiento en zonas de Pekín ante nuevos brotes del covid en China. Esta segunda ola no se esperaba tan pronto y ha sido en algunos estados norteamericanos y en la región alemana Westphalia inesperada.

La semana inició con el anuncio de compra de bonos corporativos “individuales” por parte de la Reserva Federal de EEUU en el mercado primario. En el  concepto habitual de estas compras la FED tenia libertad para comprar sólo ETF´s y dotar de liquidez al mercado de deuda privada pero no podía llegar a comprar deuda de empresas fuera de esos índices (ETF). A partir de ahora la FED podrá construir su propio índice con total flexibilidad por lo que la medida supone otro contundente impulso al mercado de bonos. En este sentido, se ha publicado recientemente que el coste de financiación a través de renta fija corporativa de EEUU ya ha descendido a mínimos históricos, con un yield 2,2% el jueves pasado (tras alcanzar el 4,7% en marzo). Respecto a la capacidad de financiación del país americano, Moody’s confirmó el rating de AAA de Estados Unidos, destacando el papel fundamental de su Tesoro y del dólar en el sistema financiero global.

También en positivo, Estados Unidos y el Reino Unido siguieron dando signos de recuperación con un fuerte rebote de las ventas minoristas de mayo. En EEUU repuntaron un +17,7% respecto abril (después de una caída de un -14,7%). En UK rebotaron un +12% respecto a abril(tras una contracción de un -18% el mes anterior). Por otro lado, el Banco Central de Inglaterra anunció un incremento de 100 mil millones de libras en su plan de estímulo monetario. También dijo que desaceleraría el programa de compra de bonos y los tipos se mantendrían al +0,1%. La decisión provocó la continuación de las ventas en el mercado de bonos de UKresultando en mayores rentabilidades a la vez que debilitó la libra esterlina.

En Europa, se celebró una cumbre de gobernantes europeos en la que los países del norte presionaron para revisar el plan de reconstrucción. Tal y como se esperaba, no hubo avances en establecer el tamaño, la forma y la condicionalidad ligada a la inyección de liquidez. La propuesta por parte de la Comisión Europea son 750 mil millones de euros de los que una tercera parte serían ayudas a fondo perdido (grants) , y se distribuirían principalmente a los países más afectados por el COVID19 según varios criterios (población, PIB y desempleo medio en los últimos 5 años), beneficiando a España e Italia en primer lugar. Los Países Bajos, Austria, Dinamarca, Suecia, Bélgica e Irlanda exigen condicionar la inyección de liquidez a reformas estructurales profundas y a una menor proporción de grants. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, apuntó a la necesidad de que el plan acordado sea amplio, rápido y flexible, firmemente anclado a reformas estructurales para hacerlo efectivo. 

En cuanto al petróleo, hubo un compromiso por parte de algunos productores de cumplir  el acuerdo de la Opec relativo al recorte de producción. Esto confirmó la tendencia al alza de los precios del crudo de las últimas semanas. El cierre semanal fue del Brent a $41,29 y el WTI a $38,81.

En resumen, semana de consolidación de los mercados en general pero especialmente continua el tono positivo en Europa. En EEUU las variaciones semanales fueron de +1,86%, Dow Jones +1,04% y Nasdaq +3,73%. Este último índice sigue siendo el de mejor comportamiento en el año  con una subida del +10,9%. En Europa, el Eurostoxx subió un +3,66%, con cierres del Ibex35 +1,67%, DAX +3,19%, FTSE100 +3,07%, CAC40 +2,90% y FTSE MIB +3,87%. Nada que destacar en Asia, con variaciones del Shaghai Composite +1,64%, Hang Seng +1,41% y Nikkei +0,78%.

Un abrazo,

Javier Gazulla