El balance global de casos confirmados de coronavirus al finalizar la semana fue de 5,34 millones, y ya ha causado más de 340.000 muertes. A principios de la semana pasada, se conocieron buenos resultados en los ensayos de una vacuna desarrollada por la biotecnológica norteamericana Moderna. La noticia llegó un día después del anuncio, por parte de Reino Unido,  del proyecto por el que empezaría en verano la fabricación de una vacuna en fase experimental de la Universidad de Oxford. Ambas investigaciones, junto con otras conocidas en China, se encuentran en fase clínica, y arrojan alguna esperanza en la ansiada búsqueda de una vacuna eficaz.

Estos avances en la investigación contra la epidemia motivaron un inicio de semana con fuertes subidas en las bolsas. Y a pesar de la amenaza de una nueva guerra comercial entre USA y China, en la que el conflicto de autonomía de Hong Kong está teniendo un papel importante, el cierre fue marcadamente alcista para EEUU y Europa.

China anunció que sus agencias de seguridad nacional operarían en Hong Kong, poniendo en peligro la autonomíade la excolonia británica reconocida desde 1997 en el modelo “un país, dos sistemas”. El presidente estadounidense Donald Trump afirmó que abordaría el problema de forma contundente. De este modo, se avivó la tensión entre las dos primeras potencias mundiales que podría derivar en una vuelta a la guerra comercial. El principal afectado fue la bolsa de Hong Kong, su principal índice bursátil Hang Seng cayó un -5,56% el viernes.

Otra noticia destacada de Pekín, fue el anuncio por parte de la Asamblea Popular Nacional de China de no establecer un objetivo de crecimiento para 2020. Debido al parón económico que ha ocasionado la epidemia, el país prefiere centrar los esfuerzos en conseguir un crecimiento a largo plazo sostenible.

En EEUU, el Senado ha aplazado la decisión de aprobar el paquete de estímulo de USD 3 trillions que propuso la Cámara de Representantes, porque quieren evaluar el efecto de las medidas tomadas hasta ahora. Por otro lado, el mercado laboral ha vuelto a dar signos de debilidad al ascender a 2,4 millones las peticiones de subsidios por desempleo. El total acumulado desde el inicio de la epidemia son 38,6 millones.

En nuestro continente, el Banco Central Europeo hizo crecer las expectativas de un incremento del programa de estímulo. Actualmente son 750.000 millones de euros, de los que se estima que ya se han utilizado 180.000 MM EUR. Francia y Alemania han propuesto dotar el fondo de reconstrucción con 500.000 millones de euros. El problema radica en si el nuevo estímulo se dará en forma de préstamos o a fondo perdido.

Respecto a las commodities, destacar que el precio del petróleo sigue preocupando ya que se ha ralentizado la subida de las últimas semanas y el Brent cerró a $34,91. No hay expectativas de una recuperación de la demanda y las tensiones comerciales de EEUU y China suponen otro lastre.

Finalmente, el balance semanal de los índices bursátiles norteamericanos fue: S&P500 +3,20%, Dow Jones +3,29% y Nasdaq +3,44%. El Russel2000, de small-caps, sumó un +7,53%, aunque su comportamiento en el año está siendo claramente peor (-19%) que el de sus homólogos de EEUU. El Eurostoxx50 subió un +4,86%, y destacaremos las alzas del DAX +5,82%, CAC40 +3,90%, Ibex35 +3,44% y FTSE100 +3,34%. En Asia, el Shanghai Composite se desmarcó de las alzas con un recorte del -1,91%, perjudicado por las tensiones con EEUU y las expectativas de un recorte en su crecimiento. Por su parte, el Nikkei225 japonés cerró en +1,75%.

Un abrazo,

Javier Gazulla